Saturday, November 19, 2005

Un poema para un amor efimero

Es un capricho de mi corazón, una daga envenenada de tu hermosura, sentí como atravesada mi esternon y se punzaba en medio de mi alma, creando un caudal de espeso dolor que no deja de reflejarse en mi mente, cada vez que pienso en vos. Siempre pensé que eras la mujer mas bonita de todas, desde el momento en que te vi., y cuando intercambie palabras que emanaban tus tiernos labios, provocaban en mi, un súbito escalofrió. Tu mirada hacían que me sumergiera en lo mas profundo te tu iris, navegando sincerar por la corriente tu alma, despertando en mi, ese sentimiento que llamamos amor. Pero se que todas estas palabras son en vano, como esta carta que irá a desaparecer como muchas otras que eh escrito antes. Escribo porque dentro mío siempre existirá un hilo de esperanza, con el tiempo y los choques de mi corazón el se incrementara y se debilitara, hasta que me vaya de este viaje que llamamos vida. Ese hilo algún día se convertirá en una corriente, estruendosa como la caída de una cascada al golpear las piedras, y tal vez ese día estés a mi lado.